Cómo denunciar el delito de

Homicidio / Feminicidio

Homicidio

Descarga este carnet para identificar y anotar elementos que debes tomar en cuenta para presentar tu denuncia

El delito de homicidio sucede cuando una persona priva de la vida a otra. Este delito tiene una primera clasificación: doloso y culposo. Homicidio doloso o intencional es como su nombre lo indica cuando la persona tiene la intención de cometerlo y hace lo posible por cometerlo. Homicidio culposo o no intencional, es cuando la persona lo comete sin tener la intención de hacerlo, por imprudencia o negligencia.  

Si una persona hace todo lo necesario para cometer un delito de homicidio, pero por causas ajenas a ella no lo logra cometerlo, se conoce como tentativa de homicidio y también es un delito. 

En caso de ser necesario, busca apoyo con familiares o personas cercanas para proteger tu integridad. Es importante tener una red de apoyo y acompañamiento para denunciar. 

Cualquier persona puede denunciar un homicidio en la agencia del ministerio público, vía presencial o telefónica. Puedes llamar al número de emergencia 911 o acudir a la agencia del ministerio público. 

Ubica aquí la agencia del ministerio público más cercana a ti.

Llama al número de emergencias 911 o al número de la policía local. También puedes buscar a la policía en la vía pública para que tenga conocimiento de la situación. En última instancia, puedes hacerlo a través de la denuncia anónima en las líneas telefónicas que tengan las fiscalías en sus páginas oficiales. 

Aquí puedes encontrar más información acerca de la denuncia anónima.

Debe actuar como primer respondiente. Esto significa que debe delimitar, preservar y asegurar el lugar en donde se encuentre el cuerpo, ubicar elementos o indicios que puedan ayudar en la investigación y pedir la intervención de servicios periciales, los cuales ayudarán a analizar la evidencia. Si la policía encuentra a personas en el lugar de los hechos, debe realizar entrevistas para obtener información sobre el suceso y llenar el Informe Policial Homologado (sobre este informe puedes consultar la Guía práctica para denunciar un delito aquí); si tú informaste sobre el suceso, la policía deberá recabar tus datos, aunque no hayas sido testigo del homicidio.

Deben realizar un procedimiento de análisis y recopilación de indicios y evidencias. Primero, deben realizar un plano (mapa) del lugar, tomar fotografías y buscar indicios de uso de armas, a través de un análisis médico, químico o balístico. Posteriormente, deben  recabar los indicios que encuentren a través de diversas técnicas especializadas para observar manchas de sangre o fluidos, huellas, fibras, telas, indicios balísticos, es decir, marcas de balas o las propias balas en el lugar, y cualquier otro indicio que, de acuerdo con el tipo de homicidio, resulte relevante. Todos los objetos recabados deben tener una cadena de custodia, es decir el control y registro de cada elemento recabado, así como la identificación clara de la persona que lo recolectó.

Cualquier persona que tenga conocimiento de un homicidio puede denunciarlo. 

En principio, cualquier policía debe actuar como primer respondiente, sea de una corporación estatal, de la policía municipal o de la Guardia Nacional, e incluso las fuerzas armadas, de forma extraordinaria. Cualquiera de las corporaciones que tenga contacto con el lugar del homicidio debe actuar  como primer respondiente e informar al Ministerio Público sobre el delito.

Para solicitar la presencia de las autoridades e iniciar una denuncia no es necesario que tú, al denunciar, definas si se trata de un delito de competencia local o federal; por lo tanto, puedes acudir a una fiscalía local a denunciar y deberán ser ellas las responsables de definir a quién le corresponde investigar el delito, de acuerdo con las pruebas e indicios que recaben. Si existe duda de que se trata de un delito vinculado a la delincuencia organizada, la fiscalía local puede realizar los primeros actos de investigación y posteriormente remitir la carpeta de investigación a la Fiscalía General de la República, que es la encargada de investigar delitos relacionados con la delincuencia organizada.

Esto depende de las circunstancias de cada homicidio. Si fue en un domicilio o establecimiento, se pueden presentar grabaciones de video, en caso de que existan sistemas de seguridad; si se obtiene información de personas, se debe pedir que sean entrevistadas por el Ministerio Público. Cualquier indicio relevante para la investigación debe ser recabado por la policía o los servicios periciales para que se cumpla con las formalidades y sea considerado como prueba.

Si eres familiar, tienes la calidad de víctima y tienes el derecho a participar en la acusación y en el ofrecimiento de pruebas; a esto se le conoce como “acusador coadyuvante”. También tienes derecho a asistir a la audiencia de juicio oral. Si fuiste testigo, es posible que te pidan acudir al juicio oral para que brindes tu testimonio ante un juez. Si acudes como familiar, como coadyuvante o como testigo, tienes derecho a ser asistido por un asesor jurídico particular o público, para que te oriente y asesore.

La sanción del homicidio se define en cada código penal dependiendo del estado.

Sin embargo, en todos los estados sucede lo siguiente:

  • Si el homicidio fue imprudencial (es decir, si se causó sin tener la intención de causarlo o por alguna negligencia) y fue en contra de un familiar, de una amistad o de la pareja, no se impone una sanción, salvo que éste se haya cometido bajo el influjo de alcohol o drogas.
  • Si el homicidio fue imprudencial, pero se cometió en un accidente vehicular, en el que persona que lo cometió se encontraba bajo el influjo de alcohol o drogas o huyó del lugar del accidente sin auxiliar a la víctima, se sanciona con prisión. 
  • Si el homicidio se comete con intención, incluso si es contra un familiar, se sanciona con prisión. 
  • Si el homicidio es calificado, es decir, si existe una situación de ventaja, traición, alevosía, un pago para cometerlo, si se realiza con crueldad o se comete con motivos de odio, se sanciona con prisión de hasta 50 años (dependiendo del estado y del caso en particular). 
  • Si el homicidio se comete en una riña, se sanciona con prisión tanto a quien haya iniciado la riña como a quien haya cometido el homicidio.
  • Se considera homicidio también cuando éste se comete contra una persona con una enfermedad incurable y terminal y se sanciona con prisión.

Puedes dar seguimiento con el número de carpeta de investigación.

El Centro ProDH preparó estos documentos, en caso de que los necesites. Antes de presentarlos ante el Ministerio Público, te recomendamos consultar con tu asesor jurídico si alguno aplica para tu caso en particular:

  • Si tu asesor(a) jurídico(a) o tú quieren acceder a la carpeta de investigación íntegra, descarga este documento. Puedes hacer esto desde que se abre la carpeta de investigación.
  • Si tu asesor(a) jurídico(a) o tú requieren una copia certificada de la carpeta de investigación, descarga este documento. Puedes hacer esto desde que se abre la carpeta de investigación.
  • Si quieres recibir notificaciones sobre los avances de la investigación de tu caso, descarga este documento. Recuerda que como víctima de un delito, tienes derecho a acceder a la carpeta de investigación y conocer el estado que guarda la investigación y los avances que se han hecho sobre ella. Si el ministerio público continúa negándote el acceso a la carpeta tras presentar el escrito, puedes levantar un reporte ante la Visitaduría de la Fiscalía o ante una Comisión de defensa y protección de derechos humanos.
  • Si cuentas con el apoyo de alguna organización o persona defensora de derechos humanos, descarga este documento para que ésta pueda solicitar acceso a la carpeta de investigación.

Consulta aquí información sobre la Visitaduría en tu estado y aquí un directorio con organizaciones de defensa de derechos humanos.

Feminicidio

Descarga este carnet para identificar y anotar elementos que debes tomar en cuenta para presentar tu denuncia

Feminicidio es el delito por el que una persona priva de la vida a una mujer por razones de género, cuando se cumple al menos una de las siguientes circunstancias:

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
  2. A la víctima se le hayan hecho lesiones o mutilaciones degradantes, antes o después de la privación de la vida o actos de necrofilia;
  3. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, entre la persona que cometió el delito y la víctima;
  4. Haya existido entre la persona que cometió el delito y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;
  5. Existan datos que demuestren que hubo amenazas relacionadas con el delito, si hubo acoso o lesiones de la persona que cometió el delito en contra de la víctima;
  6. La víctima haya sido incomunicada antes de haber sido víctima de este delito; y
  7. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

Llama al número de emergencias 911 o al número de la policía local. También puedes buscar a la policía en la vía pública para que tenga conocimiento de la situación. En última instancia, puedes hacerlo a través de la denuncia anónima en las líneas telefónicas que tengan las fiscalías en sus páginas oficiales. Si tienes la sospecha de  que es un posible caso de feminicidio, repórtalo, sobre todo si existían antecedentes de violencia de género. 

Aquí puedes encontrar más información acerca de la denuncia anónima.

Deben acudir los peritos de investigación y el personal del Ministerio Público para realizar un procedimiento de análisis y recopilación de indicios y evidencias. Primero, deben realizar un plano (mapa) del lugar, tomar fotografías, buscar indicios de uso de armas, a través de un análisis médico, químico o balístico. Posteriormente, deben recabar los indicios que encuentren a través de diversas técnicas especializadas con perspectiva de género. Estos pueden ser manchas de sangre o fluidos, huellas, fibras, telas, indicios balísticos, es decir, marcas de balas o las propias balas en el lugar, y cualquier otro indicio que resulte relevante. Todos los objetos recabados deben tener una cadena de custodia (es decir, resguardar estos indicios para que no sean alterados y se afecte la investigación) que señale claramente a la persona que lo recolectó. 

La metodología para investigar feminicidios debe especializar a los peritos de investigación, a la policía de investigación y al Ministerio Público para identificar escenarios, formas de violencia, manifestaciones de violencia anteriores o posteriores al feminicidio. 

La investigación inicial y la intervención de los servicios periciales debe tener perspectiva de género, es decir, debe tomar en cuenta cómo funcionan las dinámicas que afectan particularmente a las mujeres, y atender a los estándares del Protocolo de Minnesota (protocolo internacional que rige la actuación de las autoridades en la investigación de homicidios) para identificar a la víctima, recuperar los indicios y evidencias, identificar posibles testigos para entrevistarlos, determinar la causa, forma, hora, ubicación de la víctima y si existía un entorno de violencia. La  intervención no debe descartar el feminicidio en automático, sino que debe generar los elementos y pruebas necesarias para determinar si se trata de una muerte natural, accidental, suicidio, homicidio o feminicidio, y lograr la identificación de la o las personas que lo cometieron (perpetradores).

Debe actuar como primer respondiente. Esto significa que debe delimitar, preservar y asegurar el lugar en donde se encuentre el cuerpo, ubicar elementos o indicios que puedan ayudar en la investigación y pedir la intervención de servicios periciales, los cuales ayudarán a analizar la evidencia. Si la policía encuentra a personas en el lugar de los hechos, debe realizar entrevistas para obtener información sobre el suceso y llenar el Informe Policial Homologado (sobre este informe puedes consultar la Guía práctica para denunciar un delito aquí); si tú informaste sobre el suceso, la policía debe recabar tus datos, aunque no hayas sido testigo.

Puedes dar seguimiento con el número de carpeta de investigación.

El Centro ProDH preparó estos documentos, en caso de que los necesites. Antes de presentarlos ante el Ministerio Público, te recomendamos consultar con tu asesor jurídico si alguno aplica para tu caso en particular:

  • Si tu asesor(a) jurídico(a) o tú quieren acceder a la carpeta de investigación íntegra, descarga este documento. Puedes hacer esto desde que se abre la carpeta de investigación.
  • Si tu asesor(a) jurídico(a) o tú requieren una copia certificada de la carpeta de investigación, descarga este documento. Puedes hacer esto desde que se abre la carpeta de investigación.
  • Si quieres recibir notificaciones sobre los avances de la investigación de tu caso, descarga este documento. Recuerda que como víctima de un delito, tienes derecho a acceder a la carpeta de investigación y conocer el estado que guarda la investigación y los avances que se han hecho sobre ella. Si el ministerio público continúa negándote el acceso a la carpeta tras presentar el escrito, puedes levantar un reporte ante la Visitaduría de la Fiscalía o ante una Comisión de defensa y protección de derechos humanos.
  • Si cuentas con el apoyo de alguna organización o persona defensora de derechos humanos, descarga este documento para que ésta pueda solicitar acceso a la carpeta de investigación.

Consulta aquí información sobre la Visitaduría en tu estado y aquí un directorio con organizaciones de defensa de derechos humanos.

¡Ayúdanos a ubicar la corrupción en los Ministerios Públicos!

Si fuiste víctima de corrupción, o algún tipo de irregularidad, cuéntanos tu experiencia.

Aviso de privacidad

Los datos personales proporcionados serán protegidos en todo momento de acuerdo con la establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares y las demás disposiciones aplicables.

Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C.

Asociación civil sin fines de lucro, que por 30 años se ha dedicado a promover y defender los derechos humanos de personas y colectivos excluidos, en situación de vulnerabilidad o de pobreza para contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y democrática, en la que se respete plenamente la dignidad humana.

Dentro de sus líneas de trabajo se encuentra la defensa jurídica de casos relacionados con graves violaciones a derechos humanos. Las personas y colectivos a quienes acompañan principalmente son indígenas, mujeres, migrantes y víctimas de represión social. Entre los casos que han acompañado se encuentran Campesinos Ecologistas, Ayotzinapa, Tlatlaya, Atenco, Guardería ABC, Tierra Blanca, Mónica Esparza, entre otros.

Para solicitar asesoría sobre algún caso relacionado con graves violaciones a derechos humanos, contácta al Centro ProDH directamente.

Dirección: Serapio Rendón 57-B Col. San Rafael, C.P. 06470, México, D.F.

Teléfono: (55) 5566 7854, 5546 8217, 5535 6892 Fax: ext. 108

Sitio web: http://centroprodh.org.mx